De viaje hacia las emociones

Grande Miguel Vagalume (la mosca cojonera) con su artículo http://www.golfxsconprincipios.com/lamoscacojonera/historias-reales-de-no-monogamia-poliamor-y-anarquia-relacional/ y me parece muy interesante su propuesta.

Ir contracorriente es duro pero a mí me parece más duro vivir una realidad que no es la tuya y que viene impuesta por un modelo porque sí. No sé si se elige el activismo o el activismo te elige a ti, esto todavía no lo tengo claro, pero sí sé que si desde mi micromundo puedo aportar algo pues ahí lo pongo.

Muchas historias han llegado también a Saltandolalinearoja, algunas personas querían compartir, otras curiosear, preguntar, pedir una guía, ser escuchadas o simplemente se habían encontrado por casualidad con algo que no se habían planteado pero que parecía interesante.

Creamos comunidad aquí en Galicia porque había necesidad de debatir, de apoyarnos y de cuidarnos. No sé si el entorno es hostil, claro que hay críticas constantes, y las que duelen son las de los seres queridos que creen que esto se pasará. Pero no se pasa, cuando ves el mundo de esta otra manera, cuando has tocado la libertad que te da la honestidad, ojo, a un alto precio muchas veces, es difícil volver atrás.

Mañana me voy a Alemania y durante 15 días estaré visitando ciudades y aprendiendo otras formas de gestionar las emociones en una comunidad libre. Estaré curioseando ideas y gentes, paisajes y otras miradas, escuchando historias y entendiendo silencios. No creo que vuelva más sabia, pero si más despierta, y desde luego con  fuerzas para seguir nadando a contracorriente.

Besos a tod@s.

De viaje hacia las emociones

Seducción

Hoy me siento seductora. Me he levantado así. Ayer tuve una reunión con mis compas y acabamos hablando de poder y seducción, también del modelo de pareja en la sociedad, de quien decide si hombres o mujeres, de cómo nos han vendido la moto de la libertad sexual, de la culpa de sentirse poderosa y líder, fue muy interesante como se fueron encadenando los temas.

A mi me encanta la seducción en todos los aspectos de mi vida, la creo necesaria para ilusionarme con nuevos proyectos e ilusionar a otros.

Dice Fina Sanz en su libro de “Vínculos amorosos” que en nuestra sociedad la seducción ha venido considerándose como algo engañoso, malvado y manipulador, y como no, era “cosa de mujeres” y los hombres se sentían ajenos o sujetos pasivos en las redes de la mujer seductora. Creo que la cosa ha cambiado mucho y la seducción no es terreno de nadie en exclusividad sino que deseamos gustar a los demás, ser querid@s y reconocid@s, y eso es igual para tod@s.

En un mundo donde ahora todo es “líquido” como dice  el sociólogo Zygmunt Bauman (https://www.youtube.com/watch?v=t5Kci_NLmyI) los vínculos, el amor, la sociedad , creo que tiene más sentido la seducción.

Si la entendemos como una corriente de atracción que se genera en uno o dos sentidos y no como una manipulación empieza a ser interesante. Podemos empezar por seducirnos a nosotras mismas, tomar consciencia de nuestro poder sin sentirnos culpables. Dejar a un lado el “complejo de Eva “con su manzana y empezar a sentirnos cómodas.

Ayer era el día del orgasmo femenino, y no me parece un mal comienzo. Cuidarnos, darnos placer, y empezar a sentirnos seducidas por nuestra vida, por nuestra forma de situarnos frente a los demás, y lo que no nos seduzca o lo que no nos guste ir cambiándolo. Revisar nuestras expectativas para hacerlas más realistas y abordables, y no caer en el autoengaño. Es todo un reto, lo sé, y siempre la pregunta de, vale pero ¿Cómo se hace?

No hay recetas, pero podemos comenzar aceptando que no es posible seducir a todo el mundo aunque los mensajes sean que si, que con esfuerzo , que si lo deseas mucho mucho, que el poder está en la mente y slogans publicitarios , o en libros de autoayuda, y lo de aceptar es chungo, súper difícil, porque yo por ejemplo tengo un amplio repertorio de escusas además de ser una procrastinadora profesional y un cierto grado de dispersión por hacer mil cosas a la vez. Pero a veces me levanto como hoy, un poco iluminada y me siento poderosa y seductora, y me aprovecho de esa energía para disfrutar mi día  porque seguramente vendrán otros días que me levante sintiéndome un crollo.

Mientras encontramos la receta podemos preguntarnos ¿Cómo seducimos?

Seducción

Mi primer audio

Ainnnn que vergüenza, aquí va mi primer audio, espero que el primero de muchos. Y sí, soy gallega y me encanta mi acento, jajajajajaja.

No he decidido todavía cada cuanto y sobre qué temas concretos, pero admito sugerencias e intentaré hacerlo lo mejor posible. Mi ilusión, es  invitar a otras voces a participar y generar debate y compartir ideas y experiencias.

Aquí os lo dejo para ver que os parece con muchos nervios pero también con ganas.

Mi primer audio

Vacaciones, literatura y decisiones.

Me fui de vacaciones con una maleta llena de ilusiones, ganas de descansar y conectar con mis amores. Metí en la maleta tres libros. Aunque me había prometido no llevar nada para estudiar, al final no pude evitarlo y me llevé un librito inspirador.

No sabía que el orden de lectura de los libros iba a tener un papel importante en los acontecimientos de mis vacaciones.

El jueves me subí al coche con Siete camino de Madrid con el libro de “La magia del orden” de Marie Kondo a medio leer. Puse todas las esperanzas en este libro para ver si era capaz de ordenar el caos doméstico que impera en mi vida. Al principio no entendí muy bien la obsesión por desechar de la maestra Kondo pero confié y vi que gran parte del orden en la vida consiste en simplificar. Tiene un método muy eficaz para elegir qué cosas se quedan en tu vida y cuáles no. Coges el objeto en tu mano y te preguntas: ¿esto me hace feliz? Si la respuesta es sí se queda, si la respuesta es no, se va. Al principio me pareció muy drástico, pero el capítulo de cómo se doblan los calcetines me pareció entrañable y me recordó que el amor también está en cuidar las pequeñas cosas.

Venga, que me desvío. Fui acompañando a Siete a Madrid para apoyarla en una parte complicada de su vida. Me lo pidió y no podía ser de otra manera, las personas que se quieren están para apoyarse. Pasamos el viernes de acá para allá solucionando cosas y llegó el merecido descanso. Yo le había comentado a Siete que el sábado lo pasaría con mi Dibujante y al final del día me reuniría con mi marido y mis hijas en Madrid para continuar viaje al día siguiente y comenzar nuestras vacaciones en familia.

En un alarde de honestidad y transparencia, y aprovechando el viaje Siete y yo compartimos confidencias sobre nuestras otras relaciones. Eso creó un punto de fricción y yo me sentí molesta con el trato que tiene una de sus parejas hacia ella, y no me pude callar y le di mi opinión. No eran celos lo que sentía, simplemente no entendía porque asumía un trato desigual que no se merece. Yo le compartí mis nervios por encontrarme con mi Dibujante porque era la primera vez que íbamos  a pasar un día juntos, y también le comenté la posibilidad de que se nos uniese el viernes después de la cena.

Supongo que después de pasar nuestro momento de intimidad maravilloso , Siete, se sintió fuerte, confiada y generosa y , mi Dibujante se unió a la cena. Yo estaba preocupada por ella, por cómo se sentiría, y le transmití el mensaje a él de que mi posición sería estar en total sintonía con ella y cuidarla. La cena fue bien y al final del encuentro se produjo la foto más deseada creada en mi cerebro, estaba bajando Arturo Soria de la mano entre mis dos amores.

Al día siguiente me despedí de Siete y pasé el día con mi Dibujante.

Fue un día tranquilo, de piscina, de ensalada de supermercado, de confidencias, de sonrisas, de miradas cómplices, de detalles, de besos y caricias.

Por la tarde me reuní con mi familia y comenzaron mis vacaciones. Consistían en estar en casa de mi hermano en la playa con el único propósito de ir a la piscina o a la playa y que los 6 niños (3 de mi hermano y las 3 mías) disfrutasen al máximo mientras los mayores intentábamos descansar.

Antes de irnos le propuse a mi pareja que bajásemos la comunicación con nuestras relaciones para poder dedicarnos una semana para nosotros. No era una desconexión total , simplemente era dejar reservado un tiempo concreto para conectar de manera puntual pero no estar todo el día con el teléfono a cuestas. Yo hablé con Siete y mi Dibujante y les pareció bien.  Mi pareja no aclaró este acuerdo con su pareja y esto nos causó problemas entre nosotros.

Durante tres días mi marido apenas me habló. Se metía en la piscina con las niñas y allí permanecía durante horas mientras yo me devanaba los sesos pensando que coño estaba pasando. Porque habíamos ido a conectar y no conectábamos ni pa tras. Mientras leía mi Magia del orden.

A la vez hablé con Siete y me comentó que el día que yo había pasado con el Dibujante ella se reencontró con su relación “tóxica” en Madrid y fue un reencuentro que las iluminó y puso las cosas claras. Como consecuencia me confesó que empezaba a sentir algo por ella y aquí se me fundió el plomo directamente. Me sentí ridícula, y le dije que no quería seguir participando como  su pareja, me pareció prudente dar espacio a que esa relación floreciese. Hay una cosa que siempre he tenido clara con Siete y que hablamos en Madrid. Para mí es muy importante que todas sus parejas sepan que existo y que papel ocupo en su vida. No concibo otra manera. Siete siempre ha sido honesta conmigo y me lo ha contado todo, y eso me hacía sentir muy segura y confiada, pero ella no contaba lo mismo a sus otras parejas. Bien por miedo a perderlas porque no aceptarían a una persona poliamorosa , bien porque no estaba segura de que papel tenían estas personas, no lo sé , el caso es que yo vi claramente como iba de cabeza con una persona que no la haría feliz y no quería ser participe de esa historia. Igual suena muy egoísta, mi amistad está ahí y mi apoyo es incondicional pero no quiero ver como intentando conseguir el amor de su vida se da de cabezazos contra una roca y prueba y prueba una y otra vez. Igual me equivocó y esta es “la historia” pero tengo un sentir dentro de cuerpo que me dice que no, y que me aleje. Siete tiene que encontrar su camino y yo andaré a su lado cuando ella quiera , la escucharé  y la apoyaré , pero no voy a vivir en directo como sigue las normas de un sistema que sabe que no es el suyo ,que no la deja ser libre y que le propone un sistema rígido. No digo que el mio sea mejor y seguro yo no soy su persona, pero he estado casi 9 meses navegando a su lado y siempre respetándola y queriéndola de la mejor manera que se.

Marie Kondo me dio la pista: simplifica. Y eso hice. El mismo día que hablé con Siete cojí a mi marido por banda y le dije: ¿Qué pasa? Y comenzó a hablar. No había hablado de su acuerdo y se había desconectado de manera drástica causando un silencio que supongo alucinó a su pareja. Dos decisiones en el mismo día, desechar, no personas, ojo, pero si complicaciones. Deshacer problemas y cosas que me estaban ocupando la mente y no me hacían feliz.

El sábado mi marido se fue de vacaciones con su pareja tras aclarar su entuerto y yo me quedé con las niñas y mi familia.

Comencé a leer “Mas peligroso es no amar” de Lucia Etxebarria. Es un libro sobre el poliamor donde aparecen partes de este blog. Me lo había traido mi Dibujante firmado y con dedicatoria de la autora. Lo devoré. Honestamente me salté las partes de mi blog, me daba una vergüenza horrible leer mis propias palabras en su libro.

La duración del libro coincidió con la semana que estaba sola y podía ya reconectar con mi Dibujante. Esto no fue fácil. Leyendo el capítulo de tipos de poliamor, me quedé enganchada con el tema del poliamor jerárquico. Es un tema que llevo dándole muchas vueltas desde hace meses. La palabra poliamor me molesta por el uso que se está dando actualmente y me siento más identificada con otros conceptos como amor libre o amor amplio, o yo que sé. Sé que la anarquía relacional no es mi modelo, y que igual tengo que vivir y crear yo el mío propio porque no me gustan las etiquetas impuestas. Claro que existen las jerarquías, a mi pesar, y que no hay mundo ideal, que no se puede contentar a todo el mundo ni cubrir todas las necesidades, eso es imposible. Yo lo he intentado y dejas de preguntarte que es lo que quieres tú para solo pensar en lo que quieren los otros, y al final la cagas una y otra vez. Yo vivo con mi marido y mis hijas, tenemos obligaciones y responsabilidades, pero mi corazón es mío y ahí no hay jerarquías.

Se me ocurrió comentar este tema que me apasiona con mi Dibujante y la conversación derivó por otros derroteros. Salió la activista, la revolucionaria, la feminista, incluso la polemista que hay en mí, y con ella una parte que tengo que él odia, la rabia. Desde ahí le hago daño. Cuando le conocí me pidió que me quitase la coraza, que le mostrase a él la persona que soy sin filtros y lo he hecho. Esta parte de la rabia, esa parte que te dice una frase irónica que te jode también soy yo. Y como dice él, puedo pasar de ser un oso amoroso cariñoso a hablar desde el enfado dejando salir la frustración. Esto enturbió nuestra semana y no sabíamos como deshacer esa energía pesada y molesta.

Comencé entonces “La vida no tiene marcha atrás” Evolución de la conciencia, crecimiento espiritual y constelación familiar de Wilfried Nelles.  Este hombre me iluminó. Estaba leyendo angustiada cuando apareció una frase: ”las crisis preceden momentos de transformación”. Mmmmmmm vale sí, pero joder como duelen. Más adelante llegó otra: ”solo cuando nos sentimos amados nos abrimos y mostramos nuestro interior”. Y aquí si lo entendí, solo podría salir de la crisis usando el amor como camino de conocimiento y la inteligencia del corazón.

Como dice Otto C. Scharmer,”mente abierta, corazón abierto y voluntad abierta” esa es la receta y eso hice. Añadí algo de mi cosecha a esta receta que fue sentido del humor y salimos de la crisis.

He vuelto a casa y todavía no he acabado el libro, así que seguramente tendrá alguna enseñanza más por ahí escondida. Me viene bien porque la vuelta al trabajo ha sido de lo más ajetreada y quiero mantenerme en equilibrio y dar lo mejor de mí.

A pesar de todo este trajín de vacaciones pude disfrutar del amor incondicional a mis hijas ,a mis sobrinos ,a mi hermano y mi cuñada que me cuidaron muchísimo aunque ellos no sean conscientes. A veces las cosas son súper sencillas y como dicen ellas: mamá, juguemos al parchís, mientras de merienda toman chocolate blanco.

Vacaciones, literatura y decisiones.

Comienza el verano.

Hoy me voy de vacaciones dos semanas, así que no escribiré en el blog.

Ha estado parado unas semanas y no por falta de cosas que contar, sino de tiempo. Hoy estaba desayunando con mi marido y le comentaba la lista de cosas que no puedo contar en mi blog porque tendrían efecto sobre algunas personas. Fruncí el ceño, la verdad, cuando me miró y dijo:”ya”, pero creo que es una manera de cuidar también a nuestras relaciones.

Así que voy a contar algo que me tiene súper feliz. Ayer, después de tener una mañana de locura de un sitio para otro dejando todo listo para desaparecer, me fui a la playa con las niñas. No sabía que estaba tan cansada hasta que me desperté con un ronquido tipo morsa pensando en quien haría ese ruido espantoso y me di cuenta de que era yo. Espatarrada sobre la toalla, con media babilla, me había quedado frita mientras las niñas corrían como salvajes por la orilla, me encanta esa escena.

Estábamos en la playa pegada a la que me gusta a mí, que es nudista, porque al subir al coche las niñas me pidieron por favor “mamá, la de los desnudos no”. Están en esa edad que se empiezan a avergonzar de su madre y aunque son respetuosas no hay que forzar.

Pasamos la tarde y le mandé un mensaje a “Lola” para saber si estaba en el chiringuito y así pasar a tomarnos algo y despedirme. No estaba pero quedamos en vernos allí para tomar algo.

Hace justamente un año por estas fechas yo hacía la bajada a ese chiringuito temblando. Estaba viviendo una ENR bestial por Lola, comenzaba en el poliamor y no sabía muy bien identificar mis sentimientos. Fue una de las historias más bonitas que he vivido en mi vida, corta, porque tan solo fue un mes y medio pero de una intensidad maravillosa. En agosto se jodió. Se jodió en cuanto yo quise ponerle un nombre, en cuanto quise definirla para entender cómo podía encajarla en mi vida y sobre todo cuando quise ponerle límites a un espíritu libre.

Ayer no temblaba, ha pasado un año y siento un cariño inmenso hacia él que me emociona. No es esa locura que te mantiene en estado alterado. Le quiero muchísimo y él lo sabe, pero ahora le quiero de forma más sana y creo que buena para los dos. Hemos estado este año relacionándonos como amigos, de los de verdad, de los que se apoyan y escuchan, el pobre se ha chupado todas mis desgracias, y yo me he chupado el coñazo del cambio de  su cocina,jajajajajajaja.

Las niñas se sienten cómodas con él así que allí estábamos, nosotros sentados hablando  rozándonos la pierna y ellas de frente mirándonos cada una con su bolsa de patatas. Es muy difícil disimular el cariño que nos tenemos y lo cierto es que yo no quiero ocultárselo a mis hijas. Hablamos de tener una cita a mi vuelta y espero de verdad tenerla, me apetece mucho reconectar con él. Al despedirnos le di un beso en los labios y un abrazo eterno.

El regalo vino entonces. Nos metimos en el coche y mi hija la mayor me dice: “¿mamá, a quien quieres más a Lola o tu amigo javi?”. Ya me imaginaba por donde iba a ir la conversación así que pensé, pues será hoy, y espero que se sientan cómodas para preguntarme lo que quieran.

Le expliqué que no quiero más a uno que a otro sino que son amigos diferentes. Uno es mi amigo y otro es un amigo especial. Por supuesto vino la pregunta de la diferencia entre uno y otro. Con un amigo especial tienes otros sentimientos y haces cosas  por ejemplo como tener una cita. Y me dice la mayor: “¿mamá, te da miedo decir la palabra? Ummmmmmmm aquí sí que me pilló pero entendí de repente. “Ah, como novios, quieres decir”. Se sonrió y dijo sí.

Respiré profundamente y dije: pues si, como novios. Una de las gemelas me dice sin ningún tipo de crítica: “¿a papá no le importa? Y contesto que no, que papá también tiene una amiga especial y las dos gemelas confirman lo que ya saben y dicen:” Claro, M es la novia de papá”. Todo esto como la cosa más normal del mundo.

Aproveché para explicarles porque queremos a más personas y porque las queremos en nuestras vidas, pero sobre todo me interesaba saber lo que pensaban ellas sobre eso, así que les pregunté. La respuesta de las tres fue: “nos parece bien, es vuestra vida”. Aquí yo ya tenía una sonrisa de oreja a oreja y un sentimiento profundo de madre orgullosa, no solo me quedaba tranquila sino que me alucinaba el respeto y la normalidad con la que lo estaban viviendo. A partir de aquí se estableció un dialogo interesante donde se pudieron aclarar todas sus dudas, aproveché para explicarles que lo que para nosotros es normal para el resto no y que no es algo que tengan que comentar en el cole porque mucha gente no lo entendería. Otra vez me dejaron alucinada con la respuesta:  ”claro mamá, no se van contando cosas de la familia por ahí”.

Se acabó el tema igual que vino y nos pusimos a hablar de otras cosas. Mi análisis, mientras todo esté bien, ellas se sientan cuidadas, queridas, atendidas, escuchadas y con sus tiempos no les supone ningún trastorno en sus vidas. Conocen a nuestr@s amigos especiales (novi@s) y les caen bien, también se sienten respetadas por esas personas y sienten el cariño y los afectos y eso no las avergüenza. Son seres maravillosos, claro que no hay que bajar la guardia porque dentro de poco llega la adolescencia, pero la base para hablar tranquilamente está hecha y eso me tranquiliza mucho.

Estamos contentos y orgullosos de nuestras hijas, también nos da pistas de que no lo hemos hecho tan mal y que tenemos mucho amor y que es gracias a eso, al respeto y a la comunicación como hemos llegado hasta aquí.

Ahora a disfrutar del verano y de ellas, mis amores.

Comienza el verano.

FEEDBACK DE LA CHARLA

Eran las 7.30, a las 8 me esperaban en el otro extremo de mi ciudad para dar la charla sobre poliamor. Antes de subirme al bus estaba con una conversación al teléfono y a la vez haciendo el guion de lo que iba a contar en la charla.

Me puse los cascos y me subí al bus un poco agobiada, pensaba que no llegaría puntual y eso me pone muy nerviosa. Me pinté  la raya de los ojos, no me digáis porque pero me sentía coqueta.

En cuanto llegé al centro social me recibió mi anfitrión y tenía curiosidad por  como me iba a presentar. Habíamos hablado que dijese como me conoció realmente y no dijese nada de mi curriculum, me parecía un absurdo.

Había apuntado en un trozo de papel tres ideas para recordar:

-explicar porque no se iba a grabar la charla para publicarla en vimeo y pedir disculpas por esto, pero me parecía que al no ser una charla intelectual simplemente algo íntimo pues no me apetecía mucho compartirlo con el mundo.

-recordar que hablo a título individual que no represento a ningún colectivo ni movimiento ni comunidad, para que nadie se sintiese ofendido o representado por alguien que igual no piensa igual que él. Esto me preocupaba mucho.

-explicar que mi historia es el paso de la monogamia al poliamor, en concreto como se abre una pareja, solo conozco esa situación en primera persona y solo me siento cómoda hablando desde ahí.

Mi anfitrión me dijo que hablase durante 30 min y después 30 min de debate, pero a los 10 min ya no tenía nada interesante que decir , toda mi historia está en mi blog, así que pregunté:¿Por qué estáis aquí?¿que queréis saber del poliamor?¿qué os apetece que os cuente?

Pronto llegaron las preguntas, y estuvimos dos horas debatiendo compartiendo y dialogando. Los temas: los celos, la gestión del tiempo, ser mujer poliamorosa, que dificultades me he encontrado en mi proceso, como se crea una familia siendo poliamoroso,…. La verdad que todos interesantes.

Me sentí tranquila, escuchada y también sentí cómodas a las personitas curiosas que allí estaban. No sabía todas las respuestas y muchas veces dije “no lo sé”. Animé a algunos a crear propuestas y seguir sus propios caminos.

Solo hubo un momento incómodo en el que me sentí juzgada y no era la intención de la persona que después vino a hablar conmigo. Estoy acostumbrada a la crítica y a los prejuicios pero cuando tocan el tema de la maternidad, cuando me dicen “si ya sabías que eras así porque tuviste hijas” no puedo evitarlo y me siento atacada. Esta persona quería entender y yo no tenía una respuesta clara. Llegué al poliamor como una manera de vivir que da respuesta a muchas de mis necesidades y mis ideas, ahora no me siento cómoda con la palabrita de marras y no me siento plenamente identificada.

Creo que siempre tuve una mente curiosa y espíritu crítico, para gran dolor de cabeza de mis padres, pero sobre todo tenía una gran capacidad de amar. Creo que eso fue lo que me trajo hasta aquí, enamorarme de las personas, de las experiencias, de otras culturas, de los gestos, de las palabras escritas cantadas y oídas, de la naturaleza, de las imágenes,… de todo aquello que despierte una emoción.

Así que aquí estamos, fluyendo e intentando responder desde el corazón aunque muchas veces no haya respuestas sencillas.

FEEDBACK DE LA CHARLA

Mi primera charla sobre poliamor

Bueno, voy a probar una nueva faceta.

Hace unos meses en un encuentro feminista un amigo me preguntó si haría una charla sobre poliamor, en el momento le dije que porque no y nunca más me volví a  acordar del tema.

De repente me escribe diciéndome que están organizando unos eventos para todo el mes de junio y que les gustaría contar conmigo. Mmmmm,  millones de ideas pasaron por mi cabeza sobre si era buena idea o no, así que lo hablé con mi pareja y decidí  pensando si me apetecía hacerlo o no.

Queda una semana para la charla y todavía no sé qué voy a  decir. Todo el rollo teórico sobre el poliamor está en los libros y en internet, no voy  aportar nada nuevo sobre eso, así que le pregunté a un amigo poliamor. Su consejo fue: “cuéntalo como me lo contaste a mi como una conversación tomando un café”. Creo que es desde ahí desde donde me sentiré más cómoda. No quiero representar a nadie, ni siquiera quería poner la palabra poliamor en el título porque se nombra ya tanto que ha empezado a molestarme que nos identifiquen con una moda, me siento más cómoda con amor libre , pero entiendo que la palabrita es el gancho.

Allá voy a compartir mi experiencia, a curiosear que quiere saber la gente sobre este tema, a debatir, a escuchar y compartir. Ya os contaré.

13256391_1599131327066163_7078786474962369575_n

Mi primera charla sobre poliamor