El jodido papel de estar en el medio

A menudo me encuentro en las parejas abiertas el rol de la persona que está en medio. Yo lo he vivido en mis carnes en unas cuantas ocasiones y desde luego me parece un lugar bastante difícil. No es por quitarle valor a los otros roles pero hoy me gustaría centrarme en este.

La persona que hace de vértice entre dos relaciones vive a menudo en un examen continuo. Si se añade que además eres la persona que has propuesto abrir la relación el nivel de exigencia es máximo. No te puedes equivocar JAMAS, tienes que tener en tu haber una batería de herramientas de gestión emocional nivel diosa, COMPRESIVA, EMPATICA, MEDIADORA y muchas veces trapecista. Hagas o no hagas todo caerá sobre ti.

Tienes además que tener TOTAL conocimiento y preocupación por las necesidades de las otras personas y dejar en último lugar las tuyas. Es tal el agotamiento a veces, que ni te acuerdas de que tenías necesidades propias. A esto contribuye muchas veces ese sentimiento de culpa jodido que se te pega por ser honesta con tus emociones y sentimientos.

Quieres tu libertad, el cuidado de las personas, que todas estén bien, que se hable todo, que se acuerde todo para que nadie se sienta excluido o menos o jerarquizado, apoyar todos los procesos y respetar los tiempos, vamos una puta locura, así de claro.

Las personas que hemos estado ahí creo que hemos ido aprendiendo a base de darnos hostias un día sí y otro también. ¿Porque? será porque no hay modelos de referencia que copiar, seguir, reproducir. Entramos en terreno pantanoso con muchos más ingredientes en la ensalada que lechuga y tomate. Ahora hay que encontrar el aliño perfecto para que combinen zanahorias, maíz, aceitunas,… y sepa bien. No hay recetas, y lo que te vale a ti a mí a lo mejor no me funciona.

La primera vez que yo estuve en medio me quise morir. Me olvide de mi persona para cuidar con algodones a mi pareja, le acababa de joder la vida, él tenía que decidir si aceptar a esta loca o dejarla. Decidió quedarse y para mí se mezclaron varias cosas: admiración, agradecimiento, reconocimiento y una deuda. Si, si, una deuda. Me dejaba ser. Suena fatal, lo sé, pero así me sentí por momentos, que él me dejaba experimentar esta locura que seguramente se me pasaría con el tiempo.

Ese sentimiento de deuda-culpa me convirtió en salvadora y por supuesto a él en victima sobradamente justificada. Si alguien no se ha leído el libro del Triángulo dramático de Karpman que lo haga ya, porque el papel de salvadora es lo peorcito que puedes hacer. Solo  la victima puede salir del triángulo con consciencia, aceptar su responsabilidad y tomar sus propias decisiones  igual que hace el que “oprime”. En todo este triangulo de roles hace falta mucha consciencia de donde está cada quien.

Nadie quiere ser el malo o la mala, y mucho menos hacer daño a la persona amada. Entonces ¿Cómo lo hacemos? Buscar mi libertad o identidad menoscaba la tuya porque si el vínculo está basado en YO SOY en función de lo que soy para ti, la jodimos. Pero es así como nos venden la peli. Conexión suprema espiritual, electrones entrelazados con leyenda de hilo rojo, le siento-le noto aunque no estemos en el mismo planeta,….vamos que yo he tenido unas cuantas de estas y varias veces.

Creo que tenemos que empezar a decir lo jodido que es estar en el medio a las personas con las que nos relacionamos, que no tenemos todas las respuestas, que también dudamos y que sobre todo notamos mucha presión. Que claro que intentamos tener empatía pero ni siquiera nos permitimos tener autoempatia, que necesitamos descansar de proponer y proponer, y de gestionar y gestionar. Que necesitamos un poco de espacio para el autocuidado sin sentir que abandonamos. Tenemos que gritar lo jodido que es y no recibir la respuesta típica “tú te lo has buscado”.

Sí, me lo busqué, porque seguro estaba aburrida de la vida, soy inconformista y todo me parecía una mierda. No quería seguir viviendo en el día de la marmota, quería escribir mi propio guion. Y seguramente ya contaba que fácil no era, pero estar siempre bajo el chantaje emocional es jodido. Y con esto no digo que mis derechos tienen que pasar por encima de los de nadie, no se trata de eso.

A menudo he sentido que cuando se ha dado esta situación la persona que tengo delante deja de hablar como una persona adulta y conecta con su más tierna infancia. El dialogo ya no está en el mismo nivel, comienzan las situaciones de poder, se abre el grifo del dolor, apenas se puede pensar con claridad, o vamos directamente a la venganza. La persona me ha quitado mi lugar, y con él todas mis acciones, lo conocido, lo que me funciona, lo que se, lo que soy. Es como quitar la alfombra de un tirón y caes hacia atrás. La persona que tienes delante entonces alarga la mano para evitar que te caigas pero el daño está hecho. Y ese agarre solo es un parche.

Estoy pensando últimamente en lo interesante que sería dejarse caer. Curarse del golpe y levantarse para encarar o darse la vuelta, pero no agarrarse como un clavo ardiendo para evitar el golpe. Son elucubraciones, pienso en cómo podía haberlo hecho yo.

Hace tiempo que acompaño a personas que están en el medio y muchas veces me jode lo que sufren y todo el trabajito que hacen, leyendo, con un montón de sesiones de terapia, trabajándose para ser lo más conscientes posibles de lo que les pasa y lo que les pasa a las demás. También acompaño a las otras partes, las que les movieron la alfombra y quieren entender esta movida para saber si se encaran o se dan la vuelta. Mi admiración a ambas, siempre me parece muy valiente la gente que no solo se mete en esta movida sino que quiere entenderla.

Es jodido, duro, desafiante, agotador, pero no muy diferente de las relaciones convencionales, todas tienen luces y sombras.

Ayer me decía mi supervisora que este sería un buen trabajo de fin de carrera,  que se necesita estudio sobre los nuevos modelos de relaciones y compartirlo para crear conocimiento. De repente sentí una presión inmensa ¿Qué se yo de esto? Apenas una aprendiz de mi vida.  Acompaño como puedo con las herramientas que se pero llegar a comprender los patrones que hay detrás, buffffffffffff, ahora mismo me supera.

Elucubraciones, de momento es todo lo que puedo aspirar.

El jodido papel de estar en el medio

Un comentario en “El jodido papel de estar en el medio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s