Los seres especiales

Hoy me he enamorado de la forma de amar de mi “Dibujante de almas”. Le ha escrito un post a su compañera de vida precioso. Ahora están en el momento más difícil, abriendo la pareja, abriendo los corazones y las almas, compartiendo los sueños, los deseos, los miedos y las incertidumbres.

Leyéndole me recordó mi momento con mi compañero de vida. Mucha gente que me ha conocido a través del blog me pregunta porque no sale mi marido. Está, siempre está. Está entre las  líneas sin que os deis cuenta porque él es la base de todo. Pidió no estar en el blog porque no quería que sus parejas lo leyesen y les afectasen mis palabras de amor. Además nuestra historia es diaria, y se palpa con las manos, y todo lo importante que tenemos que decirnos lo hacemos en vivo.

Si me gustaría decir, sin que él se entere shhhhh, que los que acompañan a estos seres inquietos y locos que somos las personas que amamos y queremos conectar, son seres especiales. Son ellos, los que nos acompañan, los que nos hacen libres, porque aunque en momentos nos odiaron por hacerles el mayor daño de su vida han decidido quedarse.

Los seres especiales vivían felices en su mundo de necesidades cubiertas. Yo era todo para él y él creía que lo era todo para mí. Y lo es, pero su todo y mi todo no son el mismo. Cuando dije que quería conectar con otras personas mi marido no lo entendió, me miró como si fuese una extraña y perdió su norte. Además le invadió una sensación de tener que decidirse entre quedarse y aceptar esta locura o irse.

Con el tiempo me ha reconocido que aceptó porque sintió el abismo y me quería tanto que hubiese aceptado cualquier cosa. No se creía capaz de aguantar una situación así, viéndome a mí con otros o haciéndolo él.

Este fin de semana está con su otro amor. Viviendo la pasión, el amor romántico, la aventura, la ilusión, el sexo, haciendo un kit kat de su vida diaria para vivir otra historia que le llena y le hace feliz. Solo ha pasado un año desde que me miró con odio y se desesperó, pero yo sabía que los seres especiales tienen súper poderes, escalan montañas, derrotan molinos y lo mejor, aman de verdad y con generosidad. Aceptan a seres imperfectos que necesitan más cachitos y los acompañan, son poderosos pero al principio no lo saben.

Hace un mes casi pierdo a mí ser especial y creí morir. Dejé de sentir durante días porque no puedo vivir el amor sin amar a mí ser especial, él es parte de mi vida y de lo que soy ahora. Me acompaña desde hace 12 años y ha aguantado todas mis locuras.

Por él estoy viviendo esta historia que comienza con mi Dibujante de almas, porque me agarró de los hombros y zarandeó mi miedo a sentir y dejarme llevar. Comparto mis historias y desvelos y me aconseja paciencia y cariño. Me da una palmada en el culo y me dice “disfruta” cuando me subo en el coche rumbo a Siete. Nos sentamos con el calendario de la cocina para ver cómo podemos vivir el amor cuidando a todas las personas que amamos y cuidarnos también a nosotros. Sin él esto no sería posible, y aunque llevo seis meses aprendiendo a pasar un fin de semana al mes sola y he pasado por todos los estados posibles (he doblado más coladas y me he dado más baños relajantes que en todos los años de vida anteriores) estoy orgullosa de él.

Juntos hemos aprendido a amar y amarnos de otra forma, y hablaré por mí pero creo que él también lo comparte, nos sentimos más plenos.

Gracias mi ser especial por estar ahí y enseñarme lo grande que puede ser mi corazón.

Los seres especiales

Un comentario en “Los seres especiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s