Sexualidad

Hace más o menos un mes estaba teniendo una charla informal con una amiga sexóloga donde compartíamos las preocupaciones, miedos e inseguridades con respecto al sexo. Hablábamos sobre las dificultades que tienen los hombres y las mujeres para relajarse y tener un sexo divertido y placentero. Le comenté lo del boicot orgásmico para saber su punto de vista como terapeuta formada con Fina Sanz (que ya sabéis que me encanta) y la primera pregunta fue: ¿Qué es para ti la sexualidad?

Automáticamente me vinieron un montón de imágenes a la  cabeza. Iba a soltar mi discurso teórico basado en  los últimos libros leídos cuando me di cuenta de que no tenía el concepto nada claro. Levanté una ceja como hago siempre que algo me confunde y no tiene una respuesta clara y rápida. Ella me miró y me dijo: haz la prueba, junta un grupo de gente y lanza esta pregunta y verás.

Nuestra charla terminó y me fui a casa con la preguntita de marras resonando en mi cabeza. Empecé a pensar y me di cuenta de que mi concepto de la sexualidad había cambiado mucho en el último año.

Si me hubiesen preguntado cuando era monógama seguramente la respuesta hubiese sido: ”pues ya sabes tener sexo”, y me hubiese sonrojado.

Una de las definiciones de sexualidad es ”el conjunto de actividades y comportamientos relacionados con el placer sexual”. Y aquí voy a pararme. Ya he contado en otros post que cuando abrimos la pareja también abrimos el mundo del sexo, y no me refiero a otros cuerpos sino a estar abiertos a otras experiencias.

Después de 12 años teniendo sexo con la misma persona y aunque hemos experimentado la idea de estar abiertos a nuevas aportaciones nos parecía excitante.

Nota: mi primera experiencia con otro hombre al abrir la pareja fue un auténtico desastre, parecía virgen. Un mar de inseguridades me invadió y me sentí minúscula. Cuando volví a mi casa y repasé la jornada vi que no había conectado con mi sexualidad ni mi placer, y llegó la gran pregunta: ¿Qué cosas me dan placer?

Como buena curiosa me dispuse a abordar el tema con ganas y a la tercera reflexión me deprimí. Vale que probamos un montón de posturas con el kamasutra al lado y algunas, por dios por dios madre del amor hermoso en vez de placer parecen una tortura, sexo oral, breves intentos de sexo anal, juguetes eróticos , y si, todo placentero y satisfactorio, pero ¿no hay nada más? La masturbación había salido de la ecuación por ese rollo tradicional de que si tienes pareja no la necesitas, CHORRADAS.

Así que me rebelé como tantas veces y empecé a cuestionármelo todo. Cogí a mi mejor amigo por banda y comenzamos a desgranar todo el universo de la sexualidad.

Un día me comentó que se mandaba fotos con sus ligues. Me pareció curioso  y novedoso, porque a mí no se me ocurriría mandarle una foto sexy a mi marido , porque iba a hacerlo si me podía ver en bolas cuando quisiera. Seguimos profundizando en los temas sexuales como dos locos intercambiando información y rarezas varias, algunas de internet y otras de sus batallitas personales  pero siempre volvíamos al tema de las fotos. ¿Qué podía haber de interesante en hacerte una foto erótica?

De manera inocente me dispuse a entrar en el juego. Es un amigo de la máxima confianza y porque no probar con él. Ahora lo recuerdo y me parto de la risa, pero así comenzó la exploración del apasionante mundo del placer.

11289914_10154065122794848_763556935_n

Esta foto lo cambió todo. En el mismo momento que decidí que iba a hacerlo comencé a sentir la excitación, de lo nuevo, de lo prohibido, la creatividad, el ingenio, la sensualidad, el poder. Me sentí poderosa y conectada con mi placer. Imaginar el escenario, la ropa, el encuadre,.. quería algo fino y sensual, y me vino a la mente esta imagen.

Una imagen, una sola imagen iba a tener la llave de la puerta que abriría un mundo de posibilidades. En cuanto sentí el agua caliente correr por mi cuerpo mojando la camisa me sentí la mujer mas sexy y poderosa del mundo, yo sola estaba creando mi propia fantasia y estaba disfrutando.

En cuanto le di a enviar fui consciente de que comenzaba una nueva etapa para mi, de exploración, de ensayo-error, de investigar en libros y en cuerpos, y los diferentes sentidos se despertaron.

Ha pasado un año y todo lo que he aprendido sobre el placer lo iré contando poco a poco. Aparece esta historia en este momento porque ahora si tengo respuesta a esa pregunta y me encanta, me encanta decir que dentro de ese conjunto de actividades y comportamientos relacionados con el placer sexual está todo, todo lo que queramos meter, desde una conversación picarona que te hace poner colorada y resuena en tu clítoris , una imagen, un video, un audio de jadeos, un breve contacto en el metro oliendo el perfume de alguien, una mirada profunda en el bus, un roce de una mano, un Skype sin audio, la lectura de un texto, vestirte sexy para un encuentro y meter las bragas en el bolso en el último momento y soltarlo en medio de una cena,…todo, todo aquello que nos de placer.

Desde luego, un descubrimiento maravilloso.

 

Sexualidad

2 comentarios en “Sexualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s