ETS

¿ET qué? Oh si señores y señoras, son esas enfermedades que desconocías y que estaban súper alejadas de tu mundo cuando eras monógama.

Como no soy médico y no quiero dar datos erróneos, imprecisos y alarmantes voy a contar simplemente mi descubrimiento sobre este tema.

Cuando leí Ética Promiscua y llegué al capítulo de “sexo seguro” empecé a alucinar. Los anglosajones utilizaban guantes de látex para masturbar, telitas de látex para sexo oral y por supuesto condón, entre una lista infinita de barreras de protección. Recuerdo que cuando lo leí me pareció súper exagerado. Desde mi mentalidad monógama de ese momento mis preocupaciones básicas eran: no quedarme embarazada y no pillar el VIH, y caray para esto el CONDÓN es lo más de lo más. No pensaba en absolutamente nada más.

No me digáis porque, pero además doté al condón de poderes energéticos y una onda expansiva de protección sobre la radioactividad o algo así, y me quedé tranquila. Ala.

La realidad es que si tecleas ETS en internet aparece una lista interesante de cosillas que TOD@S deberíamos leer, monógamos y poli. Desde la comunidad poliamor hay consciencia, y en las Opencon se demandan charlas sobre este tema porque preocupa, y honestamente entre los poliamorosos lo hablamos pero he notado un total desconocimiento y por supuesto desinterés por parte de los monógamos, total ellos solo follan con un@!!! Una mierda.

Como nosotros tenemos un acuerdo de polifidelidad con una de nuestras parejas de vez en cuando nos hacemos las pruebas para estar tod@s tranquilos. Así que allá me voy a la seguridad social pido mis análisis a mi médico y lógicamente me pregunta si he tenido una relación de “riesgo” y si estoy preocupada, contesto que no y le explico brevemente. La sorpresa es que la analítica solo me va a dar información sobre VIH, hepatitis y sífilis, vamos casi lo mismo que cuando te quedas embarazada ¿y lo demás?

Como exmonógama no sabía que había nada más. Bueno miento, la primera vez que tuve una candidiasis en mi vida fue en el año 2000 y fue efecto de un tratamiento contra la malaria. Hasta ese momento nunca me había picado el chocho. Eso sí, fue todo un panorama llamar a mi padre médico y explicarle que estaba en mi luna de miel con un picor en “papá ya sabes, por ahí abajo”, menos mal que estaba en Tailandia y no podía ver mi cara de color berenjena del corte. Suerte que estaba en el paraíso de la prostitución sexual desgraciadamente de aquella, y me fui a una farmacia en Puket a decir que tenía picores “inside y outside” del chocho. El buen tailandés me miró con cara de “esto es lo más light que veo por aquí “y me dio una crema. Pero una candidiasis no es una ETS, es molesto eso sí, pero se trata.

Así que investigando descubro la clamidia, la gonorrea y sobre todo el VPH o virus de papiloma humano. Y comentando con un colega poliamoroso médico me dice que, bueno, todo esto se trata que me preocupe de lo “gordo”(VIH, hepatitis) y esté pendiente de “lo que pica”. En el mismo momento que me lo dijo os juro que me picaba TODO.

Para colmo de males me voy a facilitar una jornada de todo un día y me encuentro a una amiga sexóloga. Ella sabe que soy activista del poliamor y empezamos a comentar, compartir info y a debatir sobre la situación actual. Sale el tema de las ETS y me cuenta que para el virus del papiloma el condón no vale ¿Cómooooooo? el condón es el dios, y empiezo a recordar todos esos articulitos que aparecen en Facebook que hablan sobre que es mejor dejarse los pelos del coño porque los dermatólogos dicen que protegen contra las enfermedades, los últimos estudios de las cifras del sida en España, …. En fin una locura.

Ya puestos le pregunto a mi amiga sexóloga cual es la protección entre mujeres. Yo tengo pareja mujer, y cuando le pregunté a Siete qué tipo de protección utilizaba me respondió: ¿tú te crees que yo le como el coño a cualquiera? Vale, vale, no, no, cielo, no. Algo había oído sobre el film de cocina, y mi amiga me lo confirma. Claro que de repente me imaginé llevando el rollo, que ya sabéis que se corta fatal, a la alcoba y pensando en cómo. ¿Me envuelvo el chocho en film? ¿corta un trozo y lo pone encima?¿se envuelve la lengua en film?¿COMO, por dios?

Estuve dos días reflexionando sobre todo esto y dándome cuenta de que tengo 40 años y una información de mierda. Lo peor, que yo estoy interesada en tener esta información, pero parece que el resto del mundo, entre ellos mis amantes, no. Soy de la generación del “póntelo, pónselo” y YA. Ahora me entero de que hay un montón de cosas más y que de algunas no me puedo proteger, solo tratarme y esto me ha generado un estrés añadido.

Con aquellas personas que he compartido mis miedos y preocupaciones me han empezado a contar historias de “yo conozco a alguien que le pasó una cosa”, mierda y ¿nos os preocupa? No me parece que sean cosas que le pasan a alguien que conoce a alguien que le pasó a alguien. Existen, y negarlo o no afrontarlo no hace que desaparezcan.

Me voy el otro día con una amiga al sex shop, y comentamos este tema mientras mirábamos una pared de 15 metros de largo llena de juguetes sexuales, yo no quería ponerme en plan madre con el tema ni asustarla pero el tema de “confío en ti, en que no la metas en ningún sitito por ahí sin impermeable” me parece un argumento cogido por los pelos. Yo también quiero confiar, claro que sí, pero yo no inventé la infidelidad, las medias verdades, la vergüenza por los temas sexuales y los calentones esos que te anulan la mente cuando ya la tienes metida hasta el fondo.

Lo peor, que me compré las bandas de látex de sexo oral y solo hay dos sabores: fresa y vainilla, sabores que odio. Me estoy planteando seriamente lo del film.

Como podéis ver estoy súper pez, y eso que yo presumo de haberme metido unas cuantas charlas en el centro de planificación familiar. Tengo en mi cajón, preservativos femeninos, condones y ahora las telitas de látex, y también preocupación porque no tengo miedo a la enfermedad pero si a la ignorancia, a la mía y a la ajena.

Ahora tengo un nuevo objetivo: obtener esa información y liar a mí amiga sexóloga para hacer talleres, y que todo el mundo se sienta seguro o por lo menos informado y podamos disfrutar de nuestra sexualidad pero de manera más consciente.

ETS

3 comentarios en “ETS

  1. A mi es un tema que me preocupa bastante especialmente. Entre lesbianas veo un desconocimiento brutal, también en ginecología cuando he preguntado. Lo del papel film / bandas de latex, no he conocido nunca a nadie que las utilizara. Pero los guantes sí. Y es todo un detallazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s