… se me está complicando la semana.

¿Y a quién no? Con el ritmo de vida que llevamos lo normal es que las cosas se compliquen y vayamos improvisando sobre la marcha.

En si el mensaje es claro, no podemos quedar. Y no pasaría nada si viniese acompañado de algo más. Es la soledad de la frase lo que me ha jodido.

Hace meses que no quedo con esta persona. Somos amantes. No existe un vínculo emocional más allá del cariño y el respeto. Dos vidas que solo se cruzan para disfrutar de unas horas de sexo y complicidad. Ante esta claridad, cabría pensar que no es necesario nada más y aquí aparece mi lucha. Creo que en el mundo normal la categoría de amante apenas tiene derechos. Tener cierta disponibilidad, acudir impecable a la cita, crear un clima de aventura erótica previo, y comportarse como una pornostar es todo lo que se requiere. No se necesita SEDUCCIÓN, pá que?

Bien pues mi respuesta es: a la mierda.

Soy de las que cree que todo tipo de relación necesita un cuidado y un mimo. Ser amable es gratis y además suele ser devuelto. Creo también en el poder de la seducción en todo tipo de relaciones. Yo seduzco a mis hijas para que se tomen el puré, a mis clientes para que se entusiasmen con sus proyectos, a mi pareja, a mis amigos para que se sientan cómodos y seguros, y a mis amantes para dotar de un halo especial los encuentros.

La seducción es lo que hacemos –consciente o inconscientemente- como una búsqueda de reconocimiento y valoración por parte de los demás. Tradicionalmente la seducción se ha considerado cosa de mujeres por lo que los hombres se sentían como ajenos o sujetos pasivos inmersos en las redes de la mujer seductora. Pues es aquí cuando yo digo BASTA.

Yo no voy a invertir más energía en la seducción de hombres pasivos. Es más invertiría toda mi energía en hacer talleres de seducción para hombres donde seguramente descubrirían el poder de no solo hacer sino estar, por nuestra forma de situarnos frente al mundo, frente a las circunstancias, frente a la vida. Adquirir un nivel de consciencia sobre uno mismo evitando así problemas de comunicación y elevando la autoestima.

Y pensareis ¿todo esto por una puñetera frase? Que exagerada! Pues no lo niego, no niego que mi nivel de susceptibilidad hacia los hombres es elevado. Y que si la frase hubiese sido acompañada, no dé una explicación exhaustiva que no necesito, pero si una intención o una alternativa me sentiría más cuidada. Ahora siento como un portazo, esperado, no lo voy a negar, porque si algo tiene ser amante es la ausencia de mimo y estas cosas muestran la frialdad y el poco erotismo de los encuentros sexuales.

Además y para colmo de males, yo expreso con claridad mis necesidades y mis deseos, y entiendo que esto es raro, y no necesito que me lleven al cine, a cenar, y montar todo un escenario para follar. Creo que existen frases y miradas cargadas de erotismo que pueden dejar a una persona temblando como una hoja. Pero claro, el poder de la seducción, la fantasía, el placer ha sido sustituido por el folleteo acrobático.

Pues, A LA MIERDA!!!

… se me está complicando la semana.

Un comentario en “… se me está complicando la semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s