Poliamorosa sola

Siempre pensé que la primera en irse de fin de semana con alguien sería yo. ¿Por qué? Decidí esta opción porque mi naturaleza es tener una relación poliamorosa y llevo 8 meses intentándolo, pero no lo he conseguido.

En mi sueño encontraba una persona con la que tener una relación afectiva-amorosa, mi pareja lo llevaba súper bien, todo era paz y armonía, y yo disfrutaba de un fin de semana con mi relación poliamorosa en un spa.

La realidad es que solo he conseguido tener una relación abierta. Mi pareja y yo tras superar innumerables montañas rusas estamos disfrutando de un momento muy estable, firme y seguro de nuestra relación. Hemos empezado a sentir y vivir la COMPERSIÓN y se puede decir que estamos en un nivel muy bueno de comunicación, honestidad y trabajo en equipo, pero no he conseguido tener una relación de poliamor.

Hoy mi pareja está realizando mi ansiado sueño y tengo sentimientos encontrados. Él está empezando a construir una relación afectiva y va a pasar todo el fin de semana con ella. Cruzo los dedos para que todo salga bien porque esa energía positiva alimentará también nuestra relación. Han trabajado mucho sobre su encuentro y los posibles escenarios y me siento orgullosa de él, porque si no hay química pues pasarán el fin de semana como amigos. La verdad es que me ha sorprendido su madurez y la forma de llevarlo.

El lado negativo de esta historia es que me recuerda que yo no consigo ese tipo de relación. Todos los amantes que han pasado por mi vida en estos meses han desaparecido en cuanto aparecían la posibilidad de tener sentimientos. Es verdad que solo lo sentí con uno y fue doloroso porque “parecía” posible.

Actualmente tengo una relación de compañero sexual, la cual me ha costado mucho encuadrar porque he tenido que reevaluar mi propia ética, y dos relaciones en construcción. Parece mucho pero apenas los veo, o por lo menos no los veo todo lo que me gustaría.

Mis relaciones en construcción tienen una cosa en común y una diferencia. Son un hombre y una mujer. A priori podría parecer que tienen formas distintas de relacionarse o que buscan cosas distintas, pues no. Lo común, ambos son monógamos y buscan una compañera para compartir su vida. Él quiere lo que yo tengo, una pareja estable, niñas, perro,… una vida montada, y ella alguien que comparta su vida y le ayude a educar a su hija.

Entraron en mi vida hace poco pero tienen algo especial. Estoy en un momento de calma donde quiero vivir los momentos, sin más, sin rayarme ni proyectar. Con él, aunque nos hemos visto poco, hemos hablado mucho sobre el tipo de relación, y cuando le escuché decir “no me voy a permitir enamorarme de ti” lo entendí, pero algo se removió en mi interior. En ese momento pensé: bueno, entonces ¿yo que hago? ¿Voy a permitirme enamorarme de alguien que nunca va a corresponderme? Es un auténtico suicidio emocional.

Con ella, la conversación transcurrió de la siguiente manera. Ella me dijo que no tenía la energía suficiente para soportar una relación amorosa lesbiana ahora mismo. Yo ojiplática contesté: “yo no soy lesbiana y no te pido nada”. Creo que esa aclaración ayudó porque “Siete” si se ha lanzado a probar y ver que vamos construyendo juntas.

¿Cuánto puedo mandar yo sobre mis emociones? La respuesta es no lo sé. “Hermano mayor” me diría “sal corriendo” y me recordaría que busque relaciones con gente poliamorosa, esa que no existe en Galicia, o si existe está tan oculta como la Santa Compaña.

Hoy tenía planeado todo mi día, había decidido cuidarme ante el fin de semana que se avecinaba. Coloqué a las niñas, adelanté trabajo y tenía dos posibles encuentros que me apetecían mucho y creo que necesitaba para estar súper fuerte.

Uno se cayó ayer por logística ya lo esperaba, y esta mañana mi posibilidad de seguir construyendo un poquito más con “Easy” y recibir unos mimos se tuvo que cancelar por enfermedad. Estas cosas pasan!

Rápidamente me puse a buscar alternativas pero el tao hizo que todas mis amigas estuviesen ocupadas, así que el mensaje de hoy era: “debes pasarlo sola y aprender”. Y aquí estoy, aprendiendo a pasar los momentos de soledad de manera consciente.

He de reconocer que estoy un poco melancólica y que analizar mi situación actual en el poliamor sintiéndome poliamorosa ,y sin poder serlo, me jode. Estoy rodeada de gente prudente que es lista se protege y se cuida, pero que poniendo sus límites no sé muy bien cómo hacer. Cuando Easy me dijo que no quería enamorase algo en mi cabeza hizo click en plan “pues no hagas que se enamore de ti”. Y eso me ha descolocado porque no sé cómo ser. Mi naturaleza sería ser como soy e intentar seducirle, pero siento que tengo una parte de responsabilidad y es como si me hubiese pedido que no lo haga. Bufff , es un poco rayada, lo sé.

Ética Promiscua habla de los “unicornios”. Son aquellas personas que se suman a una relación existente y tienen una relación con uno de los miembros. Tienen sus derechos igual que el miembro de la pareja, sus acuerdos, sus tiempos y por supuesto sus cuidados. La mayoría siente que no pueden pedirte nada, que están ahí para los tiempos de “descuento” y no es verdad. Somos los poliamorosos los que tenemos que estar detrás recordando que estamos ahí deseosos de escucharlos y compartir.

Yo mantengo conversaciones de lo más cotidiano con mis unicornios, pero siento que cuando quieren decirme cosas importantes sobre nuestra relación se cortan. Así que allá voy yo adelantándome a sus posibles necesidades, preguntando o intentando adivinar, sintiéndome una pesada o sobrecargándome. Pero lo peor, no me estoy dando todo lo que me gustaría y con ello tampoco me estoy permitiendo sentir, en el fondo seguramente me estoy contagiando de esa prudencia que manda mensajes de “enamorarse no es lo conveniente en este caso”.

Me gustaría pasar un fin de semana con mis unicornios y vivir la experiencia de tener TIEMPO, no solo unas horas de pasión y complicidad sabiendo que tienes que salir corriendo. Siete ya me lo ha propuesto y seguramente lo haremos.

Ahora toca ir construyendo poco a poco. Son especiales, y me gustaría contagiarles un poco de mi locura y vivirlo con cabeza, corazón y alma.

Poliamorosa sola

2 comentarios en “Poliamorosa sola

  1. Cris dijo:

    Hola!

    Me estoy leyendo tu blog entero,me encanta como eres.

    Me he animado a escribir aquí, para decirte que lo que se llama Unicornio, no es una persona que está con uno de los miembros de la relación… sino, que está con ambos.

    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s