Los días difíciles

Decir que esto es una experiencia maravillosa llena de oportunidades donde cada momento es un regalo es mentirse.
Hay una parte, sobre todo al principio donde estás que te comes el mundo. Has encontrado tu camino y el momento de los descubrimientos es fantástico. Nada en el mundo podrá empañar esta cruzada, jajajajaja.
Entonces llega la primera hostia. Un día tu pareja te dice: “creo que no voy a poder con esto”. Cuando ya creías que todo iba bien porque superó la primera cita y una segunda, porque tras interminables horas de conversación dándole vueltas a la monogamia llegamos a la conclusión de que “no es lo nuestro”, llega la frase y todo a la mierda. Primero me dije: que no cunda el pánico, esto se puede procesar. Saqué de la bolsa todas las herramientas conocidas para superar la crisis, “Ética promiscua” al lado y sobredosis de paciencia y calma. Una semana, toda una semana de incertidumbre donde nuestro futuro como pareja pendía de un hilo. Poco a poco las cosas se fueron recolocando, pero yo no era consciente del desgaste emocional que había sufrido sosteniendo a mi pareja y en el proceso no me cuidé. Y pasada esa semana cuando la cosa estaba estable caí yo.
No podía mas. Por un lado tienes que cuidar de tu pareja principal, escuchar sus necesidades, sus miedos, sus inseguridades, por otro lado no puedes descuidar tus otras relaciones porque no es justo, pero la energía es así, limitada. Tengo que decir que mis parejas me cuidaron, dicen que el whats up es frío pero os aseguro que no lo es, y una frase, una simple frase puede hacer que tu día cambie.
Grité: la que no puede ahora soy yo!!! y en ese momento todo cambió. Creo que yo necesitaba explotar y mi pareja oírlo para darnos cuenta los dos de que somos vulnerables, que este camino es muy difícil y que necesitamos el apoyo mutuo. Las energías se van equilibrando y hay que dejarse ayudar, mimar y apoyar.
También es importante no esconder tus estados de ánimo a tus otras parejas, y así dar la oportunidad de recibir sus mimos y sus opiniones que tan sabias son a veces. Cuanto os necesito.
Aprendiendo cada día es la única manera. Acertar y errar, perdonar y perdonarse, escuchar y comunicar de manera auténtica, disfrutar y sentir.
No hay que tener miedo de los días difíciles, al final pasan y llega la sonrisa.

Los días difíciles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s