el primer momento

Nada de este proceso sería posible sin la aparición de un libro: ÉTICA PROMISCUA.
Recuerdo perfectamente el momento.
Antes de llegar al libro empecé un camino en plan “Dora exploradora”. Envalentonada por mi reencuentro con mi antigua amistad, y viendo que podía volver a tener “amigos masculinos” sin sentirme amenazada y disfrutar de su compañía, me propuse un paso más. Se me ocurrió la absurda idea de contagiar a mis amigas mi felicidad por tan maravilloso descubrimiento. Así que me puse a buscar amigos, amantes o lo que fuese para mis amigas. ¿Cómo busco? INTERNET. Allá me voy a una conocida plataforma y tras hacerme un perfil sin foto, como no, empiezo a chatear.
Aquí conocí AL PRIMERO, con la excusa barata de buscarle un amante a una amiga empecé a hablar con este chico y zas, magia, conectamos. Y aquí surgió el primer problema. Di con el ser más “generoso” del planeta, un hombre dispuesto a dar sexo a mi amiga y a mí si hacía falta. Y me lo pensé.
Agobiada por las emociones y el bulle bulle en la cabeza acudí como siempre hago a mi terapeuta.
Hablamos una vez al mes por skype. Suena el bip ,bip del skype y en cuanto veo su cara empecé a vomitar todos los sentimientos, emociones, preocupaciones, juicios internos y externos, miedos, inseguridades y demás. Y de repente me dice: apunta este libro, ETICA PROMISCUA , lo que te está pasando es “normal” y este libro te puede ayudar.
En cuanto terminé mi skype ya estaba llamando al señor AMAZON.
Antes de que llegase el libro hice todo lo que pude por SOBREVIVIR a mi propia circunstancia y llevar todo lo que había en mi cabecita de la manera más digna e intentando no hacer daño a mi pareja.
Suerte que hace más de un año abrimos la puerta de la comunicación y la escucha activa. Siempre tuvimos comunicación pero no a los niveles necesarios para todo este proceso. Se dan muchas cosas por supuestas cuando llevas más de diez años con tu pareja, y eso para mí es un error. Si además tienes a una persona como yo que está evolucionando, buscando y cuestionándolo todo ya os podéis imaginar. Él le llama LAS RACHAS.
Haciendo un buen uso de mi turno de palabra haciendo un ejercicio de escucha activa, le cuento a mi pareja “algo” de mi sesión de terapia. Me temblaba todo ¿cómo decirle a tu pareja que tienes unas necesidades que ni tu misma comprendes? Y a continuación le suelto: he pedido un libro, ahí está todo. Pero un libro ¿sobre qué?
Para aquellos que no lo conozcan es un libro que habla de cómo abrir la pareja , entre otros muchos temas interesantes. Fue de los momentos más difíciles de mi vida porque fui consciente de que era IRREVERSIBLE, y le hice daño y me sentí el ser más cabrón y egoísta de este planeta.
Recuerdo el silencio.
Recuerdo el movimiento de la cabeza bajando.
Y todo cambió.
Salté la línea roja.

el primer momento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s